Inicio

Encuestas

ENCUESTA DE LA SEMANA: ¿considera que las pruebas psicotécnicas son efectivas?
 
¿Cuándo conviene cambiar de empleo? PDF Imprimir E-Mail

En ocasiones, cambiar de trabajo puede resultar beneficioso, sobre todo si la otra compañía le ofrece mejores condiciones, sueldo o posibilidades de ascenso.

 

Sin embargo, hay circunstancias donde no se puede tomar con facilidad dicha decisión y donde se debe sopesar mucho los pro y los contra, ya que se conocen casos de personas quienes sin reflexionar mucho al respecto cambian apresuradamente de trabajo para luego arrepentirse de ello. La pregunta, entonces, es ¿Cuándo conviene cambiar de empleo?


En este sentido, antes de tomar una decisión, es importante valorar los siguientes aspectos:


Cuando no cambiar


1.  Si le acaban de dar un ascenso en la compañía donde trabaja en la actualidad significa que le han tomado en cuenta por su capacidad y habilidades y es probable que, en un futuro, le consideren para posiciones mejores. No tendría, entonces, sentido cambiar de empleo.

2.  Si la situación económica del país no es buena, cambiar de trabajo puede representar un gran riesgo, ya que si no se siente bien en el nuevo puesto, será más difícil encontrar un tercero. Por ello, se recomienda no cambiar de trabajo en época de recesión económica a menos que se tenga una razón muy poderosa para irse.

3.  Si la nueva empresa está ofreciendo sueldo, posibilidades y condiciones de trabajo muy similares a lo que se tiene, entonces, en ese caso se estaría dando un paso lateral en vez de hacia adelante, y no merecía la pena renunciar al empleo actual y comenzar de nuevo en otro. La única excepción seria que el puesto ofrecido estuviera en un campo (o compañía) donde siempre se ha deseado trabajar.

4.  Si la otra empresa ofrece un mejor sueldo, pero las condiciones de trabajo son peores o la empresa está en un giro que no le agrada a usted, es mejor ganar un poquito menos y sentirse a gusto que ganar más y detestar el trabajo.

5.  Si una persona está pasando por algún tipo de crisis personal (divorcio, pérdida de un ser querido, dificultades legales, etc.) le resultará difícil y emocionalmente agotador pasar por la etapa de adaptación inherente a un nuevo trabajo y, a la vez, lidiar con sus problemas personales.

Cuando sí cambiar

1.  Si el actual empleo no lo deja avanzar hacia sus metas ni le ofrece perspectivas a corto, mediano o largo plazo, es mejor cambiar a otro empleo que le ponga en un camino más claro.

2.  Si existen cambios en la estructura organizacional donde se observe despidos masivos de personal, es mejor considerar la opción de otro empleo.

3. Si la empresa está pasando por serios o graves problemas económicos y puede observarse en el horizonte un probable cierre o quiebra, es mejor aceptar otro empleo.

4.  Si usted se encuentra ejerciendo una posición por años donde ha realizado tareas que no le gusta, pero le han prometido que esa situación cambiará y pasa el tiempo y no lo ve, es mejor cambiarse de empleo.

5.  Si observa que sus compañeros y jefes critican el trabajo realizado por usted cuando antes lo elogiaban y se muestran distantes, fríos y hasta algo groseros cuando antes eran amables y simpáticos es síntoma que tal vez desean prescindir de sus servicios y sería mejor evaluar la posibilidad de aceptar el otro trabajo.

Pasos para irse de su trabajo con dignidad

En caso que decida renunciar, le recomendamos lo siguiente:

 

Determinar el tiempo de preaviso que dará a la empresa. Lo normal es que dos semanas y un poco más si se trata de un puesto ejecutivo.

 

Reunirse con su jefe para comunicar su renuncia. Debe prepararse para esta conversación donde deberá expresar su in­tención de irse, la fecha de partida y el agradecimiento por la oportunidad de haber trabajado con la compañía. Es importante no mencionar sus intenciones de renunciar del trabajo a sus compañeros antes de esta conversación.

 

Luego de la reunión con su jefe, es necesario confeccionar la carta de renuncia la cual debe estar dirigida a su jefe con copia al departamento de recursos humanos. En la carta confirme su intención de retirarse (sin ahondar en los motivos) y la fecha última de trabajo.

Ofrecer la capacitación adecuada a su sucesor. Debe tratar de proporcionar a su sucesor toda la información necesaria sobre sus responsabilidades y los proyectos que no ha terminado para que pueda darle continuidad. En caso que no le han elegido reemplazante para cuando llegue su último día, debe indicar su disponibilidad por teléfono durante una o dos semanas después de retirarse de la empresa.

 

Reunirse con el departamento de Recursos Humanos para determinar cuál será su último día de cobertura de salud. Si le corresponde alguna participación en las ganancias o un plan de pensión, debe informarse bien al respecto.

 

Otras recomendaciones

 

Si le ofrecen una contraoferta, debe revisar los motivos que lo llevaron a renunciar. Si son válidos, debe continuar su plan de acción y rechazarla en forma educada.

 

En todo momento debe manejarse con profesionalidad. Las renuncias pueden provocar resentimientos, pero nunca cierre las puertas, ya que puede requerir de la empresa más adelante referencias o información.

 

Por: Elke De Abreu de León

 
Siguiente >